Rescatando los recuerdos

La propuesta para empezar esta columna me llegó en pleno confinamiento, entre el home office y la escuela en casa, sin poder visitar ni siquiera la Plaza de Armas o sentarme en la banca de algún parque.

En México todo está cerrado: los museos, los centros culturales, las plazas y los cines. En mi ciudad, Querétaro, Patrimonio Cultural de la Humanidad, los parques y jardines fueron cerrados con cintas amarillas y los Vigilantes Ciudadanos van por las calles arreando a los transeúntes que se atreven a pasear por la calle en actividades esenciales, para impedir que se detengan o apremiándolos por no traer bien puesto el cubrebocas. El Coronavirus ha traído un aire de ciudades fantasma a los destinos vacacionales.

Aun así, las razones que han mantenido por décadas a México en los primeros lugares de los rankings de turismo a nivel mundial siguen presentes: las playas, el mar, los edificios coloniales, las zonas arqueológicas, están a la espera de ser visitadas por aquellos que gustan asombrarse con la belleza, la historia y las tradiciones.

No sabemos cuanto tiempo tendremos que esperar, pero en tanto las actividades se reanudan, comenzaremos con esta columna “Transeúnte”,  y en tanto no podamos hacerlo en físico, pasearemos por México auxiliados por la memoria y por las guías y folletos que hemos ido coleccionando a través de los viajes.

Quizá sirva para que alguno vaya armando su checklist o para completar la lista que ya todos tenemos de las cosas por hacer cuando esto acabe.

Junio 2020

  • Patricia Ramírez es una periodista mexicana radicada en la ciudad de Querétaro. Ha colaborado con diversos periódicos y revistas en Estado de México, Ciudad de México, Cancún, Playa del Carmen y Querétaro.

Comentarios en Facebook