NYFW renovarse o morir!!!

Por Armando Abreu

Nueva York, la ciudad que nunca duerme, la residencia de Carrie Bradshaw, de Breakfast at Tiffany’s y de las marquesinas de Broadway, ha apagado algunas de sus luces debido al Covid 19, y la industria de la moda no se ha quedado atrás, sin embargo, decidió cambiar su formato para presentar como cada año el esperado New York Fashion Week pero ahora de manera digital y a través de diversas plataformas, como muchas industrias se renovó antes de caer rendido por la pandemia.

Del 13 al 17 de septiembre se celebró una edición más de la Semana de la Moda en Nueva York prácticamente sin público y sin la participación de algunos de los principales diseñadores de moda que decidieron posponer su presentación, mientras que otras emergentes aprovecharon la oportunidad de este escaparate internacional. La inauguración corrió a cargo del diseñador Jason Wu, uno de los pocos que realizó su desfile en vivo desde la azotea de los estudios Spring bajo las estrictas normas sanitaras, con la asistencia de menos de 50 personas con mascarillas y distanciadas.

Este año el Consejo de Diseñadores de Moda de América (CFDA), invirtió en una nueva plataforma bajo el nombre de Runway 360, que permitió a las casas de moda presentar gratuitamente sus colecciones y crear eventos virtuales para sus creaciones. Así todas las marcas del NYFW mostraron sus creaciones, a través de desfiles retransmitidos en directo, videos grabados previamente, fotografías de las prendes “lookbook” y otro tipo de actividades digitales.

Photos: From social media.

Las casas de moda como Marc Jacobs, Michael Kors, Ralph Lauren, Oscar de la Renta y Tory Burch, decidieron cancelar o posponer sus presentaciones, mientras que Tom Ford celebró de forma virtual la presentación de su colección en apoyo a la industria de la moda; Carolina Herrera emitió un documental protagonizado por ella y su relevo creativo, Wes Gordon. Este año la Semana de la Moda en Nueva York fue relevante por dos iniciativas centradas en los diseñadores afroamericanos: un “showroom” impulsado por el “Black In Fashion Council”, un grupo de marcas y profesionales que buscan la promoción de los ciudadanos de color en el sector; y el evento “Harlem’s” Fashion Row”, que consistió en una gala de premios.

Otras marcas que celebraron el NYFW de forma digital fueron Badgley Mischka, Marchesa y Collina Strada. El evento concluyó con un desfile del moditos Christian Siriano en el vecino estado de Connecticut. Más de 50 diseñadores de unos 70 inscritos en la Semana de la Moda usaron el Runway 360 uniéndose de esta forma a la “nueva normalidad”, además muchos jóvenes diseñadores aprovecharon esta oportunidad para ganar visibilidad, no dejando morir a la industria de la moda, renovándose antes que dejarse vencer.

Comentarios en Facebook